Posted on Dejar un comentario

Delante de mi, descarado!

No estando yo presente, acarreo,  desde otra sección del taller este envoltorio de quequito impregnado de deliciosas partículas de pan. Al entrar yo, pensé: y esto, de donde salio? Al ratito, descubrí al nuevo propietario de de tan exquisito manjar…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *